Foto N° 12 – Erika Sanzana Huaiquimilla

“En ese tiempo mi papá trabajaba con los Fritz, en trenes, cargaban trigo, la madera, todo lo que llegaba en trenes. Era muy distinto. Me acuerdo que mi papá usaba una cosa larga como túnica, su tota, y eso se la ponía, la arreglaba todos los fines de semana, una cosa como una cabecera con un cuero, y eso lo tenía que limpiar en toda la semana del domingo para el día lunes con vela, para que los palos resbalen. Así como lustrar zapatos, pero él le pasaba vela. Como que lustraba todo ese pedazo de cuero, y esa era su herramienta de trabajo. No tenía que estar rota, nada. Él trabajaba ahí, plazuela Berlín, ahí llegaban los carros. El trabajo muchos años con Fritz. Los días lunes se iba en la mañana, y llegaba el día sábado a las 12 en el tren, se iba a trabajar ahí a estos pueblitos cerquita, a Antilhue. Ahí le tenían, unos caserones, ahí les tenían pensiones a los papas. Entonces nosotros andábamos hasta en tren, la vida de nosotros no fue tan triste, si no es por el terremoto cambio todo.”

“Después del terremoto, gracias a Dios mi hermana no sé cómo lo hizo, pero empezaron a hacer casas y mi hermana se consiguió una casa en Mackenna, aquí en el gimnasio de la Corvi. Esto era hasta la Iglesia Preciosa Sangre, lo demás era pampa, murrales. Hasta la iglesia nomás llegaba Mackenna. Eso fue después de terremoto. Hicieron unas casitas, las famosas de emergencia, pero nosotros no tuvimos ruko porque como le digo mi hermana tuvo la facilidad entre sus patrones y gente conocida, y nos llevaron a una casita hasta los días de hoy, donde nos criaron a todos. Ahí en Mackenna recibió casa mi hermana. Ahí nos cambió la vida, no nos movimos nunca más. Ese fue el fin de nuestra historia. Y como le digo, después yo, ahí pasaron varios años, después empezaron todos a trabajar, yo trabajé en la Casa Berta, Casa Jazmín. Trabajé muchos años en la casa berta, que ahora ni existe. Esos eran todos unos judíos hermanos, era tiendas como ahora la polar. Eran judíos, Don Enrique Meyer. Después ya cambio la vida, después crecimos, empezamos a casarnos. “

“Ahí en Beauchef, después empezó el servicentro, que antes no se llamaba como ahora, que creo que se llama Petrobras. En Picarte con Beauchef, todo se hizo de nuevo, la comisaria, la Clínica Alemana, la escuela. Clínica Alemana había pura gente alemana, rica, po. Era pura gente más…lo más pobre éramos nosotros y vivíamos ahí nomás. De ahí del Pitin para allá, hasta el mall, era pura gente ya más de plata, ahí la misma gente de alrededor iba a hacer aseo, las mamás iban a lavarle a los gringos, a los alemanes. Gente así. En Beneficencia ya había gente viviendo, sí, era gente muy humilde. Eran casitas, no como ahora, de madera lo más barato que se encontraba.”

 

.